Enseñar a un perro a pasear sin tirar de la correa

En este artículo vamos a explicar cómo podéis enseñar a vuestro perro a pasear con la correa, sin que tire de ella. Es decir, enseñaremos al perro a pasear cerca de nosotros. Se trata de un adiestramiento muy importante en la vida cotidiana de nuestros perros, y también en la nuestra, ya que no sólo le enseñamos al perro a pasear, sino que le estamos dando unas pautas que tendrá que seguir toda su vida, y que le ayudarán a auto-controlarse.

Para hacerlo, es básico que el perro ya esté acostumbrado a usar collar para perro, y correa. Si no lo está, habrá que acostumbrarlo un tiempo antes, hasta que no vea el collar y la correa como un objeto molesto e incómodo.

Antes de empezar, hay que decir que éste adiestramiento es uno de los más complicados y difíciles de enseñar a los perros, ya que es muy difícil evaluar los criterios de adiestramiento canino.

Vamos a la raíz. ¿Porqué tiran de la correa al pasear?

La mejor manera para empezar a solucionar el problema es tener el conocimiento de la causa por la que los perros tiran la correa mientras están paseando.

La causa viene desde sus principios, desde la primera vez que le pusiste el collar y la correa y salisteis a pasear. Los perros tiran de la correa básicamente porque desde el primer día que salió a pasear, sintió que tenía que tirar de la correa para avanzar y llegar dónde quería llegar. Vamos a pensarlo desde los dos puntos de vista (humano y perro):

  • Cuando los perros tiran de la correa, los humanos pensamos: El perro quiere que caminemos más rápido, pero no le voy a dejar!
  • Mientras que los perros creen: Mi dueño es tan lento, que tengo que tirar más fuerte para poder llegar dónde quiero!

Entonces el paseo transcurre y todo el tiempo pasa lo mismo: El perro tira de la correa, y nosotros lo aguantamos para que “vaya más lento”. Y es aquí dónde está el problema. El perro se acostumbra a que para llegar dónde quiere llegar tiene que tirar de la correa.

Por lo tanto, para solucionar esta mala costumbre, a partir de este momento cada vez que el perro tire de la correa, nos quedaremos parados sin que pueda avanzar ni un centímetro.

¿Qué necesitamos?

Collar: Un collar para perros normal. Podemos comprar collares para perros de diferentes tipos.

Correa: Una correa para perros de una distancia entre 2 y 3 metros, dependiendo del tamaño del perro. Hay una gran variedad de collares para perros que podemos comprar.

Pedacitos de comida: Trocitos de alguna comida que le guste al perro. También hay muchas comidas y golosinas para perros que podemos comprar.

Frase, palabra o click: Necesitamos una frase o palabra para que el perro identifique que ha hecho el ejercicio correctamente. En esta explicación usamos “Muy bien” como frase. También podemos usar el método del “click”.

Zona tranquila de adiestramiento: Hay que realizar los ejercicios en un lugar tranquilo, sin distracciones ni muchos objetos. Este lugar tiene que ser lo suficientemente grande como para dar al menos unos 25 pasos (como más grande sea, mejor).

Una pequeña atracción: En el segundo ejercicio necesitaremos un objeto que atraiga al perro mínimamente, como por ejemplo un juguete, un recipiente con agua o comida, una puerta que quiera cruzar, etc.

Primer ejercicio: El perro camina 15 pasos con la correa floja

Tienes que llevar al perro en una zona grande (suficientemente grande como para hacer 15 pasos, cómodamente) y tranquila. Puede ser la zona dónde está habituado a realizar ejercicios de adiestramiento. Le ponemos la correa, y la aguantamos fuerte en nuestra barriga (para que esté más cerca de nosotros).

Primero de todo esperamos a que el perro esté tranquilo (cerca de nosotros, y sin tirar de la correa). Cuándo ya está tranquilo decimos “Muy bien” (u otra palabra que usemos habitualmente para felicitarlo) y le damos un pedacito de comida. En lugar de decir “Muy bien” podemos hacer click, si lo deseamos. Rápidamente y sin que al perro le dé tiempo de alejarse le volvemos a decir “Muy bien” y le damos otro trocito de comida. Repetimos este proceso unas 10 veces.

Hay que tener en cuenta que “la correa está floja” significa que está en forma de “U”, es decir, no está tensada.

Después de haber hecho lo dicho anteriormente, empezamos a dar pasitos. Damos un paso, y si el perro sigue manteniendo la correa floja decimos “Muy bien” y le damos otro pedacito. Ahora hacemos dos pasos, y si el perro sigue con la correa floja, volvemos a decir “Muy bien” y le damos otro pedacito de comida. Y así vamos aumentando los pasos.

Cuando el perro tense la correa y deje de estar floja, retrocedemos hasta el punto de inicio y volvemos a empezar, dando un solo paso y aumentando uno a uno.

Cuando hayas conseguido caminar 15 pasos sin que el perro tire de la correa, en dos sesiones consecutivas, puedes pasar al siguiente ejercicio. Evidentemente, puedes realizar estos procedimientos muchas más veces, y también puedes separar las sesiones en diferentes días o en diferentes horas del día.

Cuando decidamos acabar la sesión de adiestramiento, le quitamos la correa y jugamos un poco con él (también le podemos dar unos trocitos de comida).

Este tipo de adiestramiento recibe el nombre de “procedimiento de los 300 picotazos”.

Segundo ejercicio: El perro camina 15 pasos con la correa floja hasta un punto determinado

En este ejercicio se realizan acciones parecidas al ejercicio anterior, pero con un punto final determinado. Este punto final debe ser algo que atraiga al perro (no puede ser una atracción muy fuerte, aún), por ejemplo un juguete, una puerta, un recipiente con agua.

Hacemos lo mismo: Damos un paso, y si el perro mantiene la correa floja decimos “Muy bien” y le damos un pedacito. Damos dos pasos y si lo hace correctamente, volvemos a decir “Muy bien” y le damos otro pedacito. En el momento en que no haga el ejercicio correctamente, retrocedemos hasta el punto inicial y volvemos a empezar.

Cuando el perro consiga llegar hasta el punto después de todos los pasos sin tensar la correa, volvemos a decir “Muy bien” y dejamos que el perro coja la atracción que está en el punto (si la atracción es un recipiente con agua, dejamos que beba. Si es una puerta, dejamos que pase a través de ella. Si es un juguete, dejamos que juegue con él. Para hacer eso dejamos la correa y le damos otro pedacito de comida.

Hay que repetir varias veces este ejercicio, durante varios días. También recomendamos que, aunque el perro ya haya aprendido a pasear sin tirar de la correa, vayamos realizando este adiestramiento de vez en cuando (a los perros les gustan las sesiones de adiestramiento, y son buenas para su auto-control).

Problemas que podemos tener en estas sesiones

  • El perro de distrae fácilmente:

En este caso, hay que procurar que en la zona dónde vamos a realizar los ejercicios no haya ningún tipo de distracción para el perro. Tiene que ser una zona completamente tranquila, sin ruido ni muchos objetos.

También recomendamos realizar algunas sesiones de adiestramiento de otro tipo que ya haya aprendido, por ejemplo enseñar al perro a sentarse si es que el perro ya sabe sentarse cuando se lo pedimos.

  • El perro enloquece cuando cogemos la correa:

Este entusiasmo del perro es debido a que la mayoría de perros les gusta salir a pasear, y cuando ven alguna que el dueño hace alguna acción que también se hace en el momento de ir a pasear, se ponen muy contentos. Otra acción similar que puede entusiasmar a los perros puede ser el hecho de “abrir la puerta de la calle”, porque lo relacionan con el paseo.

Para solucionar esta conducta, simplemente tenemos que coger la correa varias veces al día (y que el perro lo vea), mantenerla en nuestras manos durante un rato, y volver a dejarla en su sitio habitual. Todo esto, ignorando los comportamientos de entusiasmo del perro.

Hay que realizar esta acción tantas veces como sea necesario para que el perro cambie esta conducta, y es conveniente hacerlo durante bastantes días seguidos.

  • Está muy entusiasmado en el momento de poner la correa:

Rotundamente recomendamos no poner la correa al perro mientras está muy entusiasmado, ya que lo puede entender como un “castigo”. Es mejor esperar a que se tranquilice, y después ponerle la correa.

  • El perro te salta encima cuando empiezas a dar los pasos:

Si el perro salta cuando das algún paso, detente y espera a que se tranquilice. Cuando esté tranquilo le damos un trocito de comida. Volvemos al lugar de inicio y empezamos de nuevo el ejercicio.

  • El perro tensa la correa aunque esté cerca de ti:

Procura que la correa sea suficientemente larga (al menos 2 metros) para que cuando el perro esté cerca de ti, la correa esté floja.

Si tu perro es pequeño, mejor usa una correa un poco más larga.

  • El perro se queda atrás, o se tira en el suelo:

Si el perro se queda atrás intenta llamar su atención enseñándole un pedacito de comida, y dándoselo cuando se acerque a ti.

Cuando el perro se tira al suelo, hay que tener muchísima paciencia con este procedimiento. Puede que necesite mucho más tiempo para aprender a usar el collar y la correa.

El perro ya está preparado para pasear!

Hay que tener en cuenta que estos ejercicios se han realizado en espacios teóricamente tranquilos, sin distracciones. Por lo tanto, habrá que practicar mucho para que el perro coja la costumbre de no tirar la correa, aunque existan distracciones en la calle.

No existe una manera exacta de saber cuando el perro está preparado para salir a la calle con correa, pero está claro que hay que practicar muchos días y muchas semanas antes.

Si sacamos a pasear al perro cuando éste aún no ha aprendido a pasear sin tirar de la correa, hay que seguir los criterios de este adiestramiento. Es decir, nos detendremos cuando el perro tire de la correa.

Es importante tener mucha paciencia en estos procesos, ya que como hemos dicho antes, es uno de los adiestramientos más difíciles.

Puede ser interesante que antes de realizar este adiestramiento hagáis otro tipo de adiestramientos, como los que explicamos aquí: Como educar a un perro. Cuantas más cosas aprenda el perro, más fácil nos será enseñarle cosas nuevas!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23 comentarios

  • una amiga le compro un arnés al perro por que con la correa se ahogaba y cuando se la puso increíblemente dejo de tirar

  • hola, tengo un perro de 5 meses, belga mezclado con pastor aleman y todo el rato esta estirando me paro, y me lo pongo al lado y vuelvo a caminar y sigue estirando y le regaño pero no hay manera, y se pone a saltar cuando le pongo la correa y a ladrar y le regaño y ladra mas fuerte incluso me hace daño cuando me quiere morder, me gustaria que me dieseis alguna solucion porque ya estado mirando formas.

Deja una respuesta